Buscando a Dory

Probablemente todos tenemos al menos a alguna gran amistad, algunos más afortunados están rodeados de miles de amistades, otros tienen una o dos grandes amistades y unos pocos carecen de amistades.

La amistad es un sentimiento positivo entre dos personas, somos seres sociales y por naturaleza, para subsistir en los momentos más difíciles necesitamos de otro, pues en la soledad no podemos sobrevivir. Las amistades son un factor de protección social y psicológico, de hecho en los servicios sociales se considera que cuanto menor es la red social de una persona, en más situación de riesgo se sitúa. En el siguiente artículo hablaremos de esto, la amistad.

¿Sabías que…?

Hay investigaciones que han descubierto que compartimos más genes con amigos que con desconocidos y que somos más deseables cuando estamos en un grupo de amigos. En la Universidad de Virginia en EE.UU. demostró que cerebralmente se activan las mismas partes nuestras del cerebro que de nuestra amistad cuando percibimos que sufre algún daño, es decir literalmente nos sentimos amenazados cuando nuestros amigos y familiares están amenazados. Hay estudios que señalan que tener más amigos ayuda a encontrar trabajo, a ser más creativo, productivo y feliz. Las personas con una amplia red de amistades tienen menos estrés, tienen mejor su sistema inmunológico y por ende viven más tiempo, hasta casi un 50% más de probabilidades. Adler explica que la presencia de amigos es un indicador importante del bienestar emocional.

¿De qué va a depender tener más o menos amistades?

Nuestra capacidad de establecer nuevas amistades va a depender de varios factores como nuestras características personales y las habilidades sociales. Normalmente las amistades en un primer momento se producen espontáneamente, ante nuevas situaciones que nos vemos expuestos, un nuevo curso, trabajo, reuniones con otros amigos, etc. Pero para que se dé una amistad tiene que haber algo que se comparta y alguna característica común como la forma de pensar, jovis, una vivencia común, una alianza de protección, pues parece ser que al inicio de una amistad la elegimos porque creemos que nos va a poder proteger o ayudar ante la vivencia del momento y porque creemos que esa persona nos va valorar positivamente.

Qué es una verdadera amistad

La amistad no es solo un intercambio, es algo más profundo, es una expresión de amor, la capacidad de entregarse a la otra persona. Y se compone de confianza, intimidad, escucha, confidencias, generosidad, lealtad y disfrute. En la amistad hay un desinterés, pues cuando hay una intención egoísta probablemente la amistad no dure. Las amistades requieren de cuidado y dedicación por nuestra parte, como lo que son, un gran tesoro.

Las auténticas amistades están en los momentos buenos y los malos, se comparten secretos, intimidades, de alguna manera nos desnudamos simbólicamente, nos ofrece apoyo cuando lo necesitamos, nos ayuda a de relajarnos pues disminuye el estrés, a disfrutar, nos producen satisfacción, placer y nos beneficia  en soltar y decir lo que no nos atrevemos. También nos devuelven las verdades de la manera más afectuosa y menos dañina para que nos demos cuenta de las cosas que debemos modificar y especialmente para que una amistad sea duradera se debe componer de TOLERANCIA, pues en ocasiones puede haber roces. Las amistades van a ir madurando y modificándose con el tiempo y solo la empatía, el respeto y la tolerancia hacia el otro es lo que mantendrá esa amistad. De alguna manera la amistad nos humaniza y nos ayuda en nuestro desarrollo, en nuestra salud y en nuestro crecimiento.

Si quieres conocer más en http://aglaepsicologa.es

¿Ya has leido esto?

Comentarios

Comentarios