Los reproches en la pareja

Sabías que existen reproches típicos para cada género, en una encuesta realizada a 400 personas, recogida en el libro “Psicología del amor: Las bases de una relación amorosa” por Will, J.  Donde dos tercios eran mujeres y un tercio hombres, los resultados fueron asombrosos, tanto los reproches de las mujeres a los hombres como de los hombres a las mujeres fueron calificados por los encuestados como acertados  en un 90% y considerándose como posibles un 80% de los reproches.

Lo curioso es que los reproches no eran de aspectos que no se pueden cambiar, como por ejemplo: <<feo, introvertido, pequeñajo, etc>>. Sino reproches de conductas molestas que suponen que la otra parte puede modificar.

Los Hombres reprochan a sus mujeres:

  1. Grupo relativo a la intimidad en el hogar: Eres muy controladora, estrecha, quieres atarme, retenerme, eres demasiado dependiente, no tienes iniciativa propia, no haces nada con tu vida, me exiges demasiada compañía. Reproches ocasionales: estas ausente muy a  menudo, te dedicas demasiado a la profesión, eres muy poco maternal, me das poco consuelo y amor, te dedicas demasiado a los niños.
  2. Grupo relativo a la educación del hombre: Eres una sabelotodo, porfiada, pedante, mandona, rencorosa, quieres dirigir mi vida, eres criticona, refunfuñona, fastidiosa, no me aceptas como soy, siempre tienes que objetar algo, nunca hago las cosas a tu gusto.
  3. Grupo relativo a la sinceridad emocional: Eres demasiado emotiva, impulsiva, descontrolada, transgresora, acaparadora, abusona, abrumadora, eres insaciable, exigente, desestructurada, hablas demasiado. Reproches ocasionales: te interesas poco por mí, muestras muy poco amor, no te interesa mi profesión.

Las mujeres reprochan a sus maridos:

  1. Grupo relativo a la independencia: Aspiras siempre a alejarte, eres inabordable, no tienes tiempo para mí, me dejas demasiado tiempo sola, no te comprometes, no asumes ninguna responsabilidad, estás muy a menudo en la oficina, te refugias en ti mismo, no haces nada ni en casa ni por los niños.
  2. Grupo relativo a la falta de reconocimiento: No me tomas en serio, no me escuchas, no quieres comprometerte, no prestas atención, eres evasivo, desleal, no reconoces mis esfuerzos, no me demuestras ninguna simpatía.
  3. Grupo relativo a la insuficiencia emocional: No hablas, eres parco, egocéntrico, insensible, estas distante, no dejas que me acerque a ti, no eres tierno, no puedes comprometerte, sólo quieres sexo.

Según John Gray , terapeuta de pareja norteamericano autor del libro << Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus>> y coincidiendo con la profesora estadounidense Deborah Tannen, los hombres se sienten hoy en día orgullosos de demostrar a sus mujeres que pueden hacer algo por sí solos. La autonomía es para ellos un símbolo de eficiencia, poder y aptitud. en situaciones de estrés, no buscan la ayuda de la mujer, sino que se refugian en sí mismos o se distraen haciendo deporte, leyendo o viendo programas deportivos en televisión. Cuando se enfrentan a los problemas buscan soluciones pragmáticas y se niegan a mantener largas discusiones. El temor del hombre es que su mujer no lo vea como suficientemente bueno y apto. teme fracasar y cometer errores. Mejor no hacer nada que hacer algo mal.

La conciencia individual femenina, según John Gray, se define por los sentimientos y la calidad de las relaciones. las mujeres se sienten satisfechas compartiendo y dialogando. las relaciones son más importantes que el trabajo y la técnica. Quieren mostrarse simpáticas y comprensivas hacia los demás. Intentan leer los deseos en el rostro de sus congéneres. Para la mujer dar consejos y criticar es una prueba de su amor. En situaciones de estrés, la mujer reacciona emocionalmente y necesita comunicarse. Desea hablar sobre los problemas cotidianos. Según Gray, a las mujeres les cuesta poner otros límites, tienen miedo al rechazo y el abandono…

Estas diferencias pueden ser oportunidades para mejorar la relación amorosa y la educación de los hijos. Posibilitando el desarrollo y crecimiento de cada individuo.

¿Ya has leido esto?

Comentarios

Comentarios